Vacuno, Informe Rabobank horizonte 2017

De acuerdo con las previsiones del último Rabobank Global Beef Quarterly del año, el mercado mundial de la carne de vacuno entrá en 2017 dominado por el crecimiento de la oferta y los precios mundiales suaves. Ante la previsión de incremento de la producción tanto en EE.UU. como en Brasil en torno a un 3%, se mantendrá una amplia oferta cárnica en los mercados. Ante esto, el equilibrio con la demanda vendrá de la mano de la estimulación de la demanda en los mercados asiáticos, fundamentalmente.

Para Angus Gidley-Baird, analista principal de proteína animal en Rabobank, “cuatro factores clave influirán en la dirección del mercado de la carne de vacuno en 2017:

Crecimiento en América del Sur: Sudamérica incrementa su presencia internacional

El primero de los cuatro factores destacados por la entidad financiera es el aumento de la producción en Sudamérica, encabezada por Brasil. Tras su entrada en el mercado estadounidense, el país carioca pretende entrar en otros grandes mercados como Japón, así como mejorar su consumo interno. Además, su objetivo es aumentar la calidad de su carne de vacuno.

Por otro lado, Argentina también está lista para mejorar su producción tras varios trimestres problemáticos. Gracias a su positiva reputación internacional como proveedor de carne de gran calidad, Argentina espera aumentar sus exportaciones en 340.000 toneladas en 2017.

Buscando espacio en el mercado de EE UU,

La auténtica competición tendrá lugar en Estados Unidos, un país fuertemente disputado no sólo por los productores de proteínas sino también por las importaciones. El país espera aumentar un 3% su producción, lo que puede reducir las importaciones, y algunos países sudamericanos estarán al acecho para hacerse con el paquete de cantidades legal permitidas a la importación (64.805 t).

Demanda de China.

Las previsiones indican que China seguirá aumentando la demanda de carne de vacuno, básicamente por la reducción de su producción interna, pero la delicada situación económica que atraviesan ciertas zonas del país puede ralentizar esta demanda. Se espera que EE UU recupere el acceso al gigante asiático y empiece a enviar carne congelada ya en 2017, aunque todavía quedan muchos aspectos legales por concretar.

Ligero aumento en el sudeste asiático

El crecimiento de la demanda en los países del sudeste asiático es ya apreciable, aunque ligero ya que el nivel adquisitivo del consumidor final es bajo y se consume mucho corte proveniente de India. Los retos generados entre la oferta y el precio del ganado en Australia están poniendo a prueba sus cadenas de suministro. En consecuencia, Indonesia permitió la importación de bovino indio en 2016.

La capacidad india de abastecer a estos consumidores y competir directamente con otros exportadores como Australia o China influenciará la competitividad y los precios de la región.

Gidley-Baird pone de manifiesto que hay otros tres factores que también influirán en el futuro del sector vacuno durante 2017.

El primero de ellos es el resultado de las elecciones de EE.UU. con el nombramiento de Donald Trump como presidente de EE.UU.: si los movimientos del dólar estadounidense y del peso mexicano tras las elecciones son una indicación del futuro, la creciente producción estadounidense tendrá dificultades para encontrar alivio por el aumento de las exportaciones. Al mismo tiempo, la creciente industria de carne mexicana podría encontrar nuevas oportunidades en otros mercados.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta cómo evoluciona el TTiP, cuyo futuro es muy incierto. Tras las elecciones en los Estados Unidos, hay indicios de que no habrá avances para su puesta en marcha. Si bien hay oportunidades perdidas para las naciones que comercializan carne vacuna en el TTiP, puede crear oportunidades para que China promueva su propia agenda comercial regional.

Por último, la sequía que se vive en regiones del mundo como Mongolia y los bajos precios del ganado para producción láctea en China están provocando que haya ganado a precio barato para sacrificio en este país. Si se produjera un incremento en la producción cárnica de vacuno de China, esto llevaría a una caída en la demanda de carne importada en 2017.

Los datos de la gráfica muestran el precio medio del ganado vacuno en 7 de los principales productores del mundo, mostrando una ligera reducción en el periodo que va de agosto a noviembre.

rabobank_precio_ganado_nov2016

Y en Europa, ¿qué pasará?

En Europa, la abolición de la cuota láctea seguirá impactado al mercado del vacuno y, especialmente, al de la carne picada. El aumento de sacrificios de vacas lecheras en toda Europa, como resultado de los bajos precios, ha ido disminuyendo todavía más estos precios hasta borrar el periodo de alza estacional que suele darse durante el verano.

Esta situación aun empeorará más en 2017, sobre todo por las circunstancias dadas en los Países Bajos donde el rebaño lechero ha pasado de 260.000 cabezas en 2012 a 1,75 millones en 2016. Para cumplir con los límites, en 2017 deberían sacrificarse 175.000 vacas, lo que significaría una reducción de la presión en los precios del ganado tanto en Holanda como en toda Europa.

La gran disponibilidad de carne picada de vacuno en UE también resultó en 2016 en precios más bajos. La producción de vacuno aumentó de 136.000 toneladas a 5 millones hasta agosto, lo que derivó en una mayor necesidad exportadora. De todos modos, los altos precios de algunas carnes, especialmente la de cerdo, y la recuperación económica apoyaron la demanda interna. En general, la gran competencia de vacuno internacional mantendrá precios bajos en 2017.

A largo plazo, el desarrollo geográfico de los rebaños de vacas lecheras y nodrizas desafiará el enfoque de abastecimiento y comercialización de la industria de vacuno en toda Europa. Como ya se puede observar, la tendencia en los países del noroeste de Europa –menos competitivos en el mercado lácteo pero con crecimiento en el número de nodrizas– es que las vacas se críen en la naturaleza. Gracias a ello, Holanda, Alemania, Irlanda o Bélgica han incrementado el número de vacas lecheras y España y Francia, el de nodrizas.

Rabobank considera que la amplia oferta mantendrá bajos los precios de la carne de vacuno en los mercados durante 2017